Recibiendo el 2021 con una nueva frecuencia

El inicio de un nuevo año por lo general, nos hace querer ver y manifestar cambios, así como cerrar ciclos y abrir paso a los nuevos. Una manera de promover este “shift “ de energía, es cuando nos organizamos y liberamos de posesiones que no necesitamos más.

Por ejemplo:

1. Revisa tu armario de ropa y organízalo de manera tal que sólo te quedes con aquellas cosas que son necesarias, imprescindibles o tienen un significado importante para ti (si, al estilo Marie Kondo). Si no se siente así, es hora de dejarlas ir, y quizás donarlas a quienes puedan aprovecharlas mejor.

2. Si tu meta es crear una rutina de ejercicios, designa un espacio en tu closet donde puedas organizar tu ropa deportiva para tenerla lista y a la vista. Esto te ahorrará tiempo en las mañanas.

3. Aprovecha este tiempo en casa* (*bendita cuarentena) para pasar por tu despensa y nevera. Por cada artículo o alimento que veas, pregúntate con honestidad: “¿Esto me ayudará a alcanzar mis metas este año?” Si la respuesta es no, considera tirarlo o donarlo (dependiendo de su condición). Si es algo que tú marido o tus hijos no pueden vivir sin, muévelo a un gabinete diferente que no abras todos los días. Si tienes utensilios de cocina sin usar, como una licuadora o un procesador de alimentos, enterrado en la parte trasera de tus gabinetes, colócalos al frente o en un lugar de fácil acceso, ello te animará a probar nuevas recetas en casa.  

4. Organiza tu cajón de cremas y maquillaje, revisa sus fechas de caducidad y lava tus pinceles. Te sentirás muuucho mejor después, te lo prometo. 

5. Si tu meta es priorizar tu salud mental, designa un espacio sagrado en tu hogar o dentro de tu dormitorio, en donde puedas meditar, leer o sentarte para llevar un diario de tus metas e intenciones. Puedes añadir velas o un difusor o cuadros con citas inspiradoras para colgar en la pared. Que sean cositas que aporten alegría y positivismo en tu día a día.

6. Limpia tu cartera o bolso. Esos papelitos y recibos viejos, si no son importantes o necesarios de archivar, recíclalos. “Quítate ese peso de los hombros”, retirando o eliminando cosas que no necesites llevar a diario.

7. Limpia tu auto y desecha cualquier desorden. Definitivamente es sabroso manejar en un auto limpio.   

No tienes que hacer todo en un solo día, ni en este orden. La idea es que estés dispuesta a permitir el flujo de energía positiva entrar, lista para empezar un nuevo ciclo. 

¿Que otros ajustes añadirías o piensas hacer para iniciar tu año?