¿Cómo iniciar tu práctica de meditación?

Scroll down to content

Si hay algo que he aprendido durante los dos últimos años practicando meditación (guiadas y por mi cuenta), es que NO existe una sola técnica universal que sea la mejor. Meditar se trata de encontrar lo que funciona para ti, así que no es necesario preocuparse de si lo estás haciendo bien o mal.

Puedes iniciar con 5 minutos al día y poco a poco vas incrementando el tiempo de duración (10, 15, 20 min). Escoge la hora y lugar que mejor te convenga. Yo prefiero realizarla en las mañanas, pero no pasa nada si logras hacerlo al final del día.  Lo verdaderamente importante aquí es practicarla de manera regular hasta formar el hábito, para que sea cada vez más sencillo.

“Orar es hablar con la parte más profunda de nuestro ser. Meditar, es escuchar su respuesta.”

-Jean Lévesque

¿Cómo empezar?

  1. Colócate en una posición cómoda, sentada y configura una alarma durante cinco minutos.
  2. Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración.
  3. Inhala por la nariz durante cuatro conteos, has una breve pausa reteniendo el aire; exhala por la nariz durante cuatro conteos y realiza otra pausa antes de volver a empezar.
  4. Cada vez que notes que tu mente se desvía hacia otros pensamientos o sensaciones, guíala nuevamente para enfocarte en tu respiración.
  5. Cuando suene la alarma, suelta el conteo, pero permanece sentada con los ojos cerrados por un momento.
  6. Establece una intención para tu día (si es durante la mañana), o agradece por algo bueno que esté presente en tu vida o  haya sucedido ese día (si realizas la práctica al final del día).
  7. Abre los ojos, levanta los brazos hacia el cielo para estirarte un poco y luego continúa con tu día, llevando contigo la energía tranquila, tu intención o agradecimiento.

Recuerda que el trabajo de la mente es pensar, no te abrumes si no puedes concentrarte al principio, meditar no es “vaciar la mente por completo”, meditar es aceptar los pensamientos que llegan, pero en ves de reaccionar ante ellos, es “dejarlos fluir”.

Cuando la meditación se realiza de manera consciente, entras en contacto con tu lado espiritual, lo cual puede tener un efecto significativo en tu bienestar físico y emocional. Con el tiempo te darás cuenta como vas obteniendo más claridad y calma. Estimulas los sentidos para ver la felicidad en los pequeños detalles del día a día. Tu productividad mejora, tu estado de ánimo es más amigable y tu autoestima se regenera.


Beneficios de Meditar:

  • Te produce un mayor sentimiento de bienestar.
  • Reduce tus niveles de estrés, ansiedad y presión arterial.
  • Entras en un estado de relajación profunda, por lo que es más fácil la conexión con uno mismo (tu ser interior).
  • Tu estado de humor es más alegre
A %d blogueros les gusta esto: